En edad adulta

Cuando hablamos de necesidades nutricionales, debemos ser conscientes de que el cuerpo necesita material para funcionar. Hoy en día “comer” ha pasado a ser algo “social” en lugar de una rutina necesaria para que podamos vivir.

Todos deberíamos hacernos esta pregunta:

¿ Cómo quiero que sea mi calidad de vida en el futuro?

No se trata de pensar en la etapa de la vida en la que nos encontramos sino en disfrutar de lo que esa etapa nos puede ofrecer. Y para ello debemos seguir cuidando nuestros hábitos nutricionales como si fuéramos más jóvenes. Vamos a entender mejor todo esto gracias a la definición de VEJEZ: que es la pérdida de adaptabilidad del organismo a través de los años. De hecho el principal riesgo que nos encontramos en ésta etapa de la vida es la DESNUTRICIÓN, debido principalmente a las siguientes causas:

  • Disminución de las necesidades energéticas ( el metabolismo basal y la actividad física bajan ).
  • Alteración de olfato, gusto y saliva.
  • Medicación diversa.
  • Sarcopenia.
  • Cambios en la situación familiar, económica, personal.
  • Mayor ocupación de camas hospitalarias.

Tenemos la costumbre de “poner la pequeña escusa” de que con el paso del tiempo inevitablemente perdemos masa muscular. Sin embargo, esa pérdida de masa muscular está relacionada básicamente con una menor realización de actividad física más que por el paso del tiempo.

Por supuesto, esa pérdida de masa magra o muscular, nos va a condicionar a tener una disminución de la fuerza muscular y aumentar el “riego de caídas”.

Por ello desde 100x100nutrición, nos aseguramos de que nuestros veteranos se nutran de manera completa, pudiendo sentir la suficiente energía para poder seguir realizando algún tipo de actividad física y manteniendo así una masa muscular correcta.

Para poder asegurarnos de que nuestros mayores siguen gozando de la máxima energía ofrecemos revisiones periódicas de forma gratuita.