Nutrición deportiva

Partiendo de nuestra propia experiencia como deportistas de élite en deportes tan diferentes cómo el atletismo ( deporte individual – velocidad)  y el Fútbol ( deporte colectivo – velocidad, resistencia , fuerza , contacto,…) , llegamos a la siguiente conclusión:

En la práctica deportiva influyen tres factores principales ( entrenamiento, descanso y nutrición-hidratación), dichos factores tienen una importancia similar dentro del conjunto ya que si descuidamos uno de ellos, el resto pierde fuerza, hasta el punto que no sabría decir qué factor es el más importante.

Podrías tener un gran plan de entrenamiento que sin cuidar los otros dos factores no serás capaz de cumplirlo de forma correcta ya que te enfrentarás a lesiones, sobre-entrenamiento,…. Por el contrario, si dispones de un correcto descanso y buena nutrición pero no de un plan adecuado , jamás tendrás el rendimiento que buscas.

Y por último, puedes cumplir con el plan y  el descanso pero sin la gasolina tendrás complicado cumplir con dicho plan y como consecuencia se verá afectado tu rendimiento. Por éste motivo en 100×100 nutrición ponemos tanto énfasis en que los deportistas , sin importar la disciplina y el nivel , deben cuidar éstas facetas de forma correcta y darles su importancia.

Entendemos que disponen de un plan de entrenamiento y que el descanso es una elección que deben hacer parte de su rutina y para el correcto asesoramiento en la parte de la nutrición – hidratación ya estamos nosotros.

Estudiaremos su caso particular y plantearemos el plan más adecuado a lo que necesita para la consecución de sus objetivos dentro del deporte. Así como los ajustes necesarios que debe hacer un deportista a lo largo de su temporada , según las distintas fases en las que se encuentre ( pretemporada, micro ciclos , competición… recuperación de lesiones).

Por qué es tan importante tener esta faceta controlada

Un pequeño apunte:

La alimentación y la hidratación del deportista influyen de una manera fundamental tanto en la salud como en el rendimiento deportivo. Para un deportista es fundamental poder realizar entrenamientos intensos y competiciones frecuentes sin caer en una fatiga crónica, lesión o enfermedad. Para ello, es importante que además del tipo de alimento, se consuman las cantidades adecuadas de energía, nutrientes y agua con una correcta regularidad y adaptada a los horarios de entrenamientos y competiciones.

El reto lo encontramos cuando un deportista que se siente bien piensa que está cubriendo correctamente sus necesidades ( nutrientes y agua) porque se ve con energía y aparentemente bien de forma y figura.

Ése es un error muy común que condiciona el deportista y todos deberíamos revisar lo que hacemos para ver si podemos ajustar algo que nos permita aumentar ese rendimiento.

diet-695723_1280

Además dentro de las recomendaciones normales para las personas en esta materia debemos tener en cuenta otras condiciones particulares que influyen directamente en los tres factores principales que comentábamos al principio ( horas de trabajo, viajes, dificultad para realizar comidas correctas,…) y para eso estamos en 100×100 nutrición, para resolver esos retos y encontrar las soluciones.

Complementación: otro aspecto básico para el deportista

Hay veces que todas estas recomendaciones no son suficientes y el deportista acude a la toma de determinados suplementos nutricionales en un intento de mejorar su rendimiento deportivo. Estos productos deben ser de máxima seguridad y calidad y, por supuesto, exentos de cualquier sustancia prohibida en la práctica deportiva.

Estos suplementos, también conocidos como ayudas ergogénicas nutricionales tienen como objetivo colaborar en mantener el equilibro endocrino-metabólico, a predominio anabólico y evitar la depleción de substratos importantes, mediante el aporte de suplementos nutricionales, de una forma individualizada con un enfoque científico y saludable, y estando siempre alerta en la ingestión de sustancias prohibidas, también conocidas como dopaje.

En el deporte de alta competición, la resultante metabólica de los productos finales del ejercicio va acompañada de una producción de radicales libres oxidativos, los cuales aumentan a medida que el trabajo es más intenso y prolongado.

Este incremento de radicales libres oxidativos se respalda por la producción de agentes antioxidantes por el propio ejercicio realizado y aumentada por una adecuada relación de entrenamiento/descanso, con la producción endógena de agentes antioxidantes y una alimentación balanceada y saludable incorporando así antioxidantes exógenos.

Sin embargo, en el deporte de competición, se dan situaciones en las que el descanso en relación con las cargas de entrenamiento es deficiente y la alimentación no cubre todas las necesidades nutricionales, dando lugar así a una acumulación de radicales libres oxidativos y existiendo un predominio de Estrés Oxidativo Metabólico.

También debemos entender la importancia de una correcta preparación de una prueba que nos gustaría realizar y estar correctamente asesorados para trabajar las tres fases del deporte :

Activación
Competición
Recuperación